Desarrollo Personal

“Vístete siempre de amor propio, confianza,

autoestima y seguridad”

El mundo cambió, nosotros cambiamos y nuestra vida cambió

Que gran lección nos está dando el mundo en pleno S.XXI, por muy difícil que sea o por muy retadora que sea la situación que estamos viviendo, debemos reconocer que nos está dando grandes lecciones.   Recuerdo un día que estábamos en una fiesta en Cuernavaca con varios amigos de la escuela, mi hija menor de tres años caminaba a la orilla de la alberca cuando de repente cayó. Yo miraba de frente cuando la vi salir y como en cámara lenta mi mente lo registró. Corrí inmediatamente para revisarla mientras mi corazón latía a mil por hora y mi mente, que en esos momentos es demasiado creativa, concluyó un sinfín de historias de terror mientras yo me sentía la más culpable. 

El susto que duró días y mis historias de terror del “que hubiera pasado si…” me dieron una gran la lección sobre de la fragilidad de la vida y nunca me hizo más sentido la frase de “La vida te cambia en un segundo”. 

Esa sensación se asemeja un poco a como me siento ahora, a veces los humanos pensamos que viviremos para siempre y entonces cometemos tonterías,  sentimos que dominamos el mundo, que tenemos definido nuestro estilo de vida, nuestra forma de trabajar, de viajar, de relacionarnos, sin darnos cuenta que como la caída de una niña que no sabe nadar, al agua; nos viene una pandemia para que entonces valoremos la vida.

Es una realidad que pasados los cuarenta años la vida toma otro sentido, por que despertamos una mirada que aprecia un mundo diferente y ante esta situación de confinamiento esa mirada se enfoca a estar presentes, a las cosas que realmente valen la pena, a las que te hacen crecer  como el tiempo contigo, los momentos con tu pareja, con la familia o amigos, las comidas con los papás y los juegos con los hijos. Aún no sabemos cuánto más dure esta situación porque aunque poco a poco debemos de empezar a retomar nuestras actividades, las cosas han cambiado, el mundo ha cambiado. Debemos ser pacientes y enfocar nuestra energía en lo que nos gusta, es ahora cuando tenemos el tiempo de pensar en lo que nos apasiona, en lo que nos mueve y en lo que nos ilusiona. 

No, no todos vamos a salir de este confinamiento con una nueva empresa y miles de libros leídos, pero vamos a salir. Irónicamente necesitamos de la crisis para cambiar, como dice Albert Einstein: 

“La creatividad nace de la angustia, como el día de la noche obscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera así mismo sin quedar superado.”

Veamos esta situación que ha sido de incertidumbre, como una oportunidad para conectarnos con nosotros mismos, con nuestros miedos, nuestras angustias y con nuestras imperfecciones, pero también con nuestras ilusiones, con lo que nos apasiona y con lo que nos mueve por que sólo así es como vamos a salir de este confinamiento a un mundo en el que todo cambió.